Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

viernes, 21 de abril de 2017

19- DE ABRIL PEREGRINACIÓN AL CERRO DE LA VIRGEN DEL VERDÚN









A pesar de un tiempo amenazante, con el cielo encapotado, este 19 de abril de 2017 cientos de personas se acercaron al cerro del Verdún, donde está ubicado el santuario, para cumplir promesas, agradecer o hacer pedidos especiales.

GEOGRAFÍA

El Cerro de la Virgen del Verdún se encuentra a cinco kilómetros de Minas, sobre la ruta nacional número 12, en el departamento de Lavalleja, Uruguay. El nombre del cerro tiene su origen en el nombre del primer poblador del cerro, que se llamaba Juan Bautista Berdúm, que con el correr del tiempo el término derivó en Verdún.

El cerro tiene una altura de 330 metros aproximadamente y forma parte de la cadena de sierras Cuchilla Grande.  En su cima se encuentra el santuario de la Virgen de la Inmaculada Concepción, patrona de la ciudad de Minas.

Todos los años, el 19 de abril, los feligreses de la iglesia Católica realizan una procesión al santuario desde todos los rincones del Uruguay. Este ritual tiene más de cien años. La primera procesión fue en 1901.

HISTORIA

El primer poblador del paraje fue un vasco francés de nombre Juan Bautista Berdum, a quien el gobierno de España donó esos campos en el año 1801; por esa razón los vecinos luego llamaron Verdún. 
Los hijos de éste participaron de la gesta artiguista por cuyo motivo el Virrey los despojó de la propiedad de dichas tierras –uno de ellos fue oficial de Blandengues en Maldonado. El 1º de abril de 1804 la propiedad fue otorgada a José Abadía quien, junto a su cuñado Domingo Ibargoyen, continuó con la actividad ganadera y con el horno de cal existente en el establecimiento.
En el año 1900 eran propietarios del Cerro Doña. Maria Ariza de Dartavete y su esposo Don Pedro Dartayete. 

LA FIGURA DEL PRESBÍTERO DE LUCA



El Presbítero José Antonio Vicente De Luca (hijo de Donato De Luca y de Catalda D’Elía de Brienza, nació el 24 de abril de 1865 en Sasso Castalda -Provincia de Potenza-, Italia). 
Fue el principal impulsor para la colocación de la imagen de la Virgen patrona de la ciudad de Minas en la cumbre del Cerro del Verdún y como consecuencia el inicio de las peregrinaciones del 19 de abril. 

De Luca fue convocado desde Uruguay por un tío materno, Reverendo D. Antonio D’Elía, entonces Cura Párroco del Reducto de Montevideo. 
Llegó a nuestro país en julio de 1879 ya que con apenas 14 años edad debió partir clandestinamente desde Nápoles. 
De Luca cursó sus estudios en el Seminario de Montevideo entre 1880 y 1890 año en que fue ordenado Sacerdote.

Una circunstancia singular lo elevó al cargo de Bedel de los seminaristas. 
El 19 de abril de 1885, en la capital del país, y bajo la Presidencia de Santos se realizó una gran manifestación masónica y corrió el fuerte rumor que por la noche se iría a quemar el Seminario. Esto provocó una especie de sublevación entre los seminaristas, De Luca se mantuvo sereno, se retiró calladamente al cuarto de música.

José De Luca recibió los Sagrados Órdenes Mayores y el Presbiterado en los días 16, 18 y 19 de octubre de 1890, celebrando la primera Misa en la vieja capilla del Seminario el 3 de diciembre de ese mismo año.

En noviembre de 1891 el Presbítero José De Luca se hizo cargo de la Parroquia de Minas sustituyendo al Cura Vicario Olegario Berriel. Concentró su esfuerzo originario en la obra de una nueva Iglesia -estaba ubicada en esos momentos en predio contiguo a la Jefatura de Policía de Lavalleja-, colaborando a tales fines la Comisión de Templo. 
La inauguración provisoria de la nueva Iglesia se produjo el 10 de abril de 1892. El Presbítero José De Luca fue Cura Párroco de Minas hasta abril de 1906

En apuntes particulares y en cartas del Presbítero De Luca se encuentran los pormenores y vicisitudes de como llegó la Virgen al cerro del Verdún.

De Luca frecuentaba con asiduidad la Iglesia del Reducto de Montevideo, de la que fue fundador y primer Cura Vicario su tío Monseñor D. Antonio D’Elía y luego su primo D. Antonino D’Elía. 
En una de estas visitas observó que en la contra sacristía de dicha iglesia se hallaba abandonada una imagen de la Inmaculada de unos 2 metros de altura. 
De Luca entonces solicitó la imagen a su primo D. Antonino D’Elía, pensando en colocarla sobre la fachada de la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción de Minas, en el vértice del triángulo que remata el frente de la iglesia entre las dos torres. 
El Rev. D’Elía lo derivó a la matrona Catalina O. de Fernández, viuda de D. Zoa Fernández –madrina del primer monumento-, que era la dueña. La distinguida señora, fervorosa devota de la Virgen de Lourdes, accedió al pedido y propuso al Presbítero De Luca la idea de llevar la imagen a la gruta del Arequita -a imitación de la Gruta de Lourdes-. 
De Luca aceptó la propuesta y se puso en contacto con el Arzobispo Mariano Soler quien no estuvo de acuerdo con esta idea, respondiendo al planteo de De Luca: “Lo de una romería católica en la gruta del Arequita me parece inadmisible no teniendo nada de sagrado: el colocar allí una imagen de María es exponerla a la profanación pues se trata de un lugar visitado por toda clase de turistas”.

De Luca entonces reformó la propuesta y concibió colocar la imagen sobre la cima de uno de los cerros que circundan la ciudad de Minas. Junto a un amigo resolvió escalar el abrupto y ríspido cerro del Verdún. Ya en la cima, al contemplar la ciudad, se dio cuenta que ese sería el lugar indicado.

En el Nº 59 de “La Paz Católica” -2 de setiembre de 1900- establece: “La estatua de la Virgen que se pensaba colocar en Arequita, será puesta sobre la cumbre del Verdún. Se proyecta un romería, una gran peregrinación para el día de la inauguración”.
  
En el año 1900, los propietarios del las cerro en ese entonces eran Doña María Ariza de Dartayete y su esposo Don Pedro Dartayete, a quienes el Padre De Luca solicitó permiso para colocar la estatua de la Virgen en la cumbre. Doña María Ariza secundó y ayudó la Obra del Verdún, facilitando su casa para dejar la estatua conseguida en Montevideo, hasta su colocación -prestó además su carreta para subir los materiales para el pedestal-.

El Dr. Hipólito Gallinal, quien por ese entonces era el Presidente del Directorio Central de la Unión Católica, visitó Minas y De Luca lo condujo a la cumbre del Cerro Verdún para admirar el magnífico panorama que desde allí se descubre y darse una idea de la importancia de la obra.

Por su parte, la Congregación de las Hijas de María –una de las más antiguas e importantes asociaciones de Minas- apoyó decididamente la iniciativa de De Luca y dedicó sus esfuerzos a la construcción del pedestal de piedra y luego la silueta del sencillo monumento.

De Luca se contactó con el Consejo Superior de las Hijas de María al que propuso la organización de una gran peregrinación nacional.

La idea empezó a hacerse realidad con la construcción del camino de acceso a la cumbre. En otro orden la Junta Económica Administrativa de Minas también apoyó la obra, colaborando con la construcción de un camino en zig-zag y al poco tiempo se levantó la rústica columna a tres cuerpos, de 6 metros de altura, sobre la cual se colocó la imagen venida de Montevideo. La obra del pedestal estuvo a cargo de Luis De Luca y Luis A. Yocco.

LA PRIMERA PEREGRINACIÓN

Previo a la inauguración, la revista capitalina “Industria y Comercio” publicó: “Uno de los panoramas más hermosos que ofrece la ciudad de Minas, es sin duda alguna la vista del cerro del Verdún, con sus 360 metros de altitud... Desde la cima se contempla la más hermosa vista de la ciudad de Minas y las sierras que la circundan. Por iniciativa del Cura Párroco, Don José De Luca, el 19 de Abril próximo se inaugurará una hermosa estatua de la Virgen, sobre un pedestal... La importante iniciativa está llamada a influir muy favorablemente en el progreso moral y material de la capital minuana...”.

Como establecía la publicación, la inauguración oficial fue prevista para el 19 de abril de 1901 pero la pertinaz lluvia que se registró en la ciudad imposibilitó que el acto pudiera concretarse. El mismo se postergó y se efectuó dos días después, ocasión en la que unos 3.000 peregrinos participaron de la ceremonia, incluyéndose a un nutrido grupo de fieles que arribaron al Cerro Verdún transportados por el ferrocarril.

La ceremonia fue presidida por el Arzobispo de Montevideo Mariano Soler –celebró la primera Misa y la bendición de la obra- siendo padrinos de la misma el Dr. Alejandro Gallinal y Doña Catalina O. de Fernández.

Según se consigna en las crónicas de la época al enterarse las autoridades de que los peregrinos serían apedreados a la llegada del tren se ordenó una severa represión a quienes pretendieran agredirlos.

En 1902 el Presbítero De Luca viajó a su Italia natal para visitar a sus ancianos padres. En diciembre de ese año consiguió de León XIII una indulgencia plenaria a través de la siguiente declaración:

“Habiéndose colocado, según hemos sabido, la imagen de la Bienaventurada Virgen María Inmaculada en su Concepción, sobre la cumbre del cerro ‘Verdún’ que mira a la ciudad de Minas en la jurisdicción de la Arquidiócesis de Montevideo... Nos, para aumentar la religión de los fieles y salud de las almas, con piadosa caridad, usando los celestes tesoros de la Iglesia concedemos misericordiosamente en el Señor, ‘indulgencia plenaria y remisión de todos los pecados a todos y cada uno de los fieles cristianos de ambos sexos que visitaren dicha imagen en un día del año elegible al arbitrio de cada cual... con la condición de que el mismo día o el siguiente, verdaderamente arrepentidos y confesados y alimentados con la sagrada Comunión...
No obstando nada en contrario las presentes valdrán para siempre’”.

Dado Roma, junto a San Pedro el 10 de diciembre de 1902. Montevideo, 16 de octubre de 1903 – Mariano Soler, Arzobispo de Montevideo.

ESTATUA Y TEMPLETE


Monseñor Mariano Soler encargó en 1906 al Arquitecto de origen catalán Cayetano Buigas y Monravá un proyecto para la construcción del monumento a la Virgen en la cumbre del Verdún. Cabe acotar que dicho profesional, entre otras obras, proyectó en la capital del país el Banco Popular del Uruguay -1907- y el complejo de la Asociación Rural en el Prado, mientras que en nuestra ciudad hizo lo propio con el Teatro Lavalleja.

En una crónica elaborada por el apreciado vecino de nuestra ciudad Don José Clérici (1878-1969), publicada en el Nº9 de la Revista “Serrana Este” de los meses de agosto y setiembre de 1969, el autor establece: “El Sr. Arquitecto –por Cayetano Buigas y Monravá- me pidió lo acompañase al Verdún. Fuimos con dicho señor, quien se mostró encantado del hermoso cerro y el grandioso panorama que desde allí podía contemplarse. Me dio una explicación de lo que proyectaría: una base triangular cerrada por arcos sobre la cual continuaría una columna triangular rematada en un globo terráqueo de unos 5 metros de diámetro con una estatua de la Inmaculada de 9 metros. El total de la altura del monumento sería de 45 metros. El pensamiento lo representarían tres pilares que evocarían las tres Virtudes Teológicas: Fe, Esperanza y Caridad, terminadas por tres ángulos de 4 metros de alto: la Pirámide; la oración que asciende al Señor y el globo sostenido sobre tres ángeles con las alas abiertas de 5 metros”.

La ambiciosa obra no pudo concretarse ya que la inesperada muerte del Arzobispo Soler puso un compás de espera en la prosecución de la misma. No obstante ello, el Consejo Superior de la Congregación Hijas de María encargó un nuevo proyecto en este caso al Ingeniero Civil Andrés Rius, quien, radicado en Minas, había tenido a su cargo importantes inspectorías nacionales y quien paralelamente había ocupado destacados cargos en el Banco de Crédito.

El 4 de junio de 1907 se colocó la piedra fundamental del monumento actual siendo los padrinos por Minas Hermógenes Sosa y la Srta. Inchauste, y por Montevideo, el Dr. Juan Zorrilla de San Martín y la Srta. María del Carmen de Piñeirúa, bendiciendo la piedra Monseñor Ricardo Isasa, Obispo encargado del Uruguay.


LA IMAGEN MUTILADA

El 1º de enero de 1908, la imagen originaria de la Virgen del Verdún fue decapitada, lo que como se comprenderá generó conmoción e indignación en toda la sociedad por el hecho vandálico perpetrado. 
Cinco días después, el escritor Leoncio Lasso de la Vega, periodista del diario capitalino “El Día” de Montevideo, recibió la cabeza de la imagen, entregándola al Arzobispo de Montevideo. 
La restitución de la imagen significó un símbolo de desagravio de la colectividad católica.


LA NUEVA IMAGEN



El 18 de noviembre de 1909, una nutrida peregrinación en tren expreso trajo la nueva estatua –la actual-. La misma mide 3,15 metros de alto y fue traída de Francia con un costo de $7.000 de aquella época. En este caso los padrinos fueron Juan Zeballos y Maguna y Doña María Arezo de Dartayete, por Minas, y el Dr. Joaquín Secco Illa y la Srta. Carmen Martínez por Montevideo. Para la inauguración oficial, en la cual Monseñor Isasa bendijo la nueva imagen, se consigna que vinieron trenes provenientes de Montevideo, San José, Canelones, Maldonado, Rocha y Florida.

Los restos del Padre Olegario María Núñez



A iniciativa del Padre Oscar Andrade se construyeron las estaciones del Vía Crucis, mientras una Comisión de Homenaje al Padre Olegario María Núñez –“El Poeta de la Virgen”- propuso colocar al pie del calvario los restos del recordado sacerdote fallecido el 4 de enero de 1932, cumpliendo de esta forma con la pretensión del religioso, basándose para ello en la siguiente estrofa de su poesía al Verdún:

“y  en  algún repliegue de tu serranía,
mi humilde ceniza se estremecerá,
hará muchos años muchos Virgen mía,
más tu amor de madre, no lo olvidara.
También mis rodillas pulieron un día,
las aristas dura de tu serranía...."

CAPILLA AL PIE DEL CERRO 


El 5 de enero de 1949 se concretó esta iniciativa y ese mismo día se colocó la piedra fundamental de lo que sería la Capilla al pie del cerro, siendo presididos estos actos por el Arzobispo Antonio Barbieri -la capilla fue inaugurada en la peregrinación de 1950-.


REMODELACIÓN DEL ENTORNO DEL TEMPLETE DEL VERDÚN

Las obras de remodelación del entorno del Templete del Verdún, fue dirigida por el arquitecto Francisco Collet, y fue inaugurada el 19 de abril de 2014.

CAPILLA Y MIRADOR EN LA CUMBRE DEL CERRO













 La nueva capilla fue diseñada y dirigida por el arquitecto Francisco Collet e inauguradas el 19 de setiembre de 2015.

El costo de la capilla fue de 240.000 dólares, donados por la baronesa Nina von Maltzahn y donaciones particulares.

Su construcción llevó cerca de un año de complicado trabajo sobre la cumbre y estuvo a cargo de la empresa Gerardo Larrosa Construcciones.

La capilla tiene una capacidad para 42 personas sentadas en los bancos y unos 20 más en sillas. El techo de la capilla, en su exterior, se ha convertido en un mirador desde el que se aprecia un maravilloso paisaje.









La decisión de dedicarla a la advocación de la Virgen, vino "como consecuencia de la imagen que presidirá la capilla. Es una talla de La Piedad: María recibiendo a su hijo Jesús, muerto, al ser descendido de la cruz".
La talla que presidie la capilla es casi de tamaño natural. Fue conseguida en un remate y donada a la Prelatura del Opus Dei. 
El Vicario de la Prelatura, Mons. Carlos González Saracho, por pedido del Obispo de Minas, la donó a su vez al Santuario de la Virgen del Verdún.
La talla fue restaurada por Matilde Endhart (quien restauró el cuadro de Blanes "Desembarco de los Treinta y Tres").
Se ha colocado un Via Crucis realizado por el artista italiano, radicado en Uruguay, Lino Capelli. El techo de la capilla, en su exterior, se ha convertido en un mirador.

domingo, 16 de abril de 2017

LAS PASCUAS



DEFINICION DEL TÉRMINO “PASCUA”

Festividad religiosa que se celebra en la primera luna llena de primavera, en la que los judíos conmemoran la liberación de la esclavitud de su pueblo en Egipto.

Festividad religiosa que se celebra el domingo después del plenilunio posterior al 20 de marzo, en que los cristianos conmemoran la resurrección de Jesús.
"celebrar la Pascua"

¿Qué es LA Pascua?


La Pascua Cristiana

Pascua es la celebración más importante de la Iglesia Cristiana, donde se conmemora la Resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado, según los evangelios canónicos.

El término Pascua proviene del latín páscae, que a su vez proviene del griego πάσχα (pasjua), una adaptación del hebreo פסח (pésaj), que significa "paso" o "salto".

La Pascua forma parte de la Semana Santa donde en el Viernes Santo se celebra la crucifixión de Jesús, y en el Domingo de Pascua se celebra la Resurrección y su primera aparición a sus discípulos.

El Domingo de Pascua es una fiesta móvil, el día varía cada año y no se fija en relación al calendario civil, y sucede después de la primera luna llena en el inicio de la primavera en el hemisferio Norte. La Pascua siempre se celebra entre el 22 de Marzo y el 25 de Abril, se celebra en varios países y en cada uno posee un nombre diferente, como por ejemplo: los portugueses la llaman Páscoa, los italianos la llaman Pasqua, y los franceses Pâques.

El término de Pascua remite principalmente a la fiesta de la Resurrección, que también es llamada a veces Pascua florida, pero también se usa para referirse a otras tres celebraciones cristianas: la Navidad (25 de Diciembre), la Epifanía o Adoración de los Magos (6 de Enero) y Pentecostés, la venida del Espíritu Santo (cincuenta días después de la Resurrección).

Los primeros cristianos, que eran judíos, celebraban la Pascua de Resurrección a la par cronológica que la Pascua judía, hasta que en el Primer Concilio de Nicea (en el 325 d. C.) se separó la celebración de la Pascua judía de la cristiana, quitando a esta los elementos hebreos pero dejaron el carácter móvil de la fiesta recordando que Cristo resucitó en la Pascua hebrea.

Según las Sagradas Escrituras, Dios ha dado a los cristianos "un nuevo nacimiento a una esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos". Los cristianos, por la fe en el poder de Dios, han de discernir espiritualmente con Jesús resucitado cómo se puede caminar en una nueva forma de vida.

La expresión "¡Felices Pascuas!" es una forma tradicional de felicitar la Navidad, el nacimiento de Jesucristo.

Exodo de Egipto
 La Pascua Judía

La Pascua, también conocida como Pesaj, es la festividad judía que conmemora la salida del pueblo hebreo de Egipto, relatada en el libro bíblico del Éxodo. El pueblo hebreo considera que este hecho marca el nacimiento del pueblo como tal.

La celebración coincidió en el mes hebraico (nissan) que corresponde a los últimos días de los meses de marzo y abril, cuando comenzaba la estación de la primavera.

Los judíos siguen con la tradición contemplada en el libro Éxodo. Durante la festividad, que se realiza durante 7 días, es servida una cena especial que reúne a toda la familia y puesta en ella se encuentra el pan ácimo, vino y hierbas. En este sentido, es de resaltar que durante la conmemoración está prohibida la ingesta de cereales fermentados.


HISTORIA DEL HUEVO DE PASCUA



Originalmente, existía un ritual pagano para celebrar la llegada de la primavera.
La tradición de regalar huevos el Domingo de Pascua, es muy antigua y común entre los pueblos que habitaban la región del Mediterráneo, Este de Europa y Oriente. En la época de primavera, los huevos eran pintados con diseños que aludían a las plantaciones que tendría inicio en ese período. En consecuencia, la esperanza de la fertilidad del suelo y cosechas era representada con intercambio de huevos coloridos.

Por otro lado, algunos historiadores afirman que el hábito de ofrecer huevos de gallinas pintados nació en el Antiguo Egipto, en Persia y algunas tribus germánicas.

Otras fuentes afirman que el huevo simboliza los cuatro elementos de la vida. La cáscara representa la tierra; la membrana, el aire; la clara, el agua; y la yema, el fuego.

Cuando los cristianos adoptaron ese ritual, el huevo pasó a representar la resurrección de Jesús y se regalaban para celebrarla. 

La Iglesia no aconsejaba el consumo de huevos durante la Cuaresma. Sin embargo, las gallinas seguían poniendo huevos, ajenas a preceptos ni normas religiosas. Tirar los huevos hubiera sido un pecado. De tal forma, que no quedaba más remedio que guardarlos. En unas semanas se conseguía una sobreabundancia de huevos a los que había que dar salida.

El domingo de Resurección, primer día en el que este precepto ya no rige, se convertía en la fecha señalada. Y qué mejor que compartir o regalar los huevos que no se habían consumido durante la Cuaresma. De esta forma, fue naciendo una costumbre.


Ofrecer una cesta de huevos frescos era sin duda un magnífico detalle, pero si además los huevos se coloreaban o se pintaban se convertían en un auténtico regalo.

¿CUANDO SE PASÓ A REGALAR HUEVOS DE CHOCOLATE?


Hay que recordar que en Europa se conoció el chocolate después de que los exploradores llegaron a América, ya que es un producto americano.

Existen diferentes opiniones con respecto a la tradición del huevo de Pascua de chocolate.
 Algunos indican que esta costumbre surgió después del siglo XVIII, como una invención de los confiteros franceses.
Otros apuntan que los huevos de Pascua se manifestaron con la revolución de la industria de chocolate, que nació en Inglaterra, en el siglo XIX.

 

Asimismo, existe en el Domingo de Pascua una ilusión por parte de los niños, ya que los niños creen en la llegada del conejo de Pascua que esconde los huevos y, ellos deben de buscarlo, es un juego popular para muchos niños.

¿QUÉ ES EL CONEJO DE PASCUA?

Conejo de Pascua 1907


El conejo de Pascua es uno de los símbolos de la festividad de la pascua que representa nacimiento, esperanza de vida.

Antes de Cristo, el conejo de Pascua era un símbolo de fertilidad, ya que cuando llegaba la primavera el primer animal en salir de las madrigueras era el conejo y, por su gran capacidad de procreación. Es por ello, que se vincula con renovación, renacimiento, fertilidad y resurrección de la naturaleza muerta durante la época de invierno.

El conejo está representado con la Pascua, festividad celebrada por los cristianos, por representar la esperanza de la vida después de la Resurrección de Jesús Cristo y, se celebra el domingo de Semana Santa, representa el día que Jesús Cristo resucitó después de su crucifixión.


La tradición del conejo de chocolate se la debemos a los antiguos teutones.
Según cuentan las leyendas se creía que en Pascua los conejos incubaban los huevos. La asociación Conejo- Pascua proviene de esta antigua creencia popular.



Monas de Pascua

En España, la zona de Cataluña y Valencia, es la región con más tradición en la elaboración de figuras de chocolate para celebrar la Pascua. Estas figuras adquieren una gran importanca a partir de mediados del siglo pasado. Son las monas de Pascua, figuras diversas, -en algunos casos verdaderas esculturas-, en chocolate que adoptan multitud de formas, cuyo límite lo pone la imaginación y pericia del maestro chocolatero.


HISTORIAS DEL CONEJO DE PASCUAS



EL CONEJO DEL SEPULCRO DE JESÚS

Cuenta la leyenda que, cuando metieron a Jesús en el sepulcro que les había dado José de Arimatea, había dentro de la cueva un conejo escondido, que muy asustado veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto.

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada y lo veía y lo veía preguntándose quien sería ese Señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato viéndolo; pasó todo el día y toda una noche, cuando de repente el conejito vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto. Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva ¡más vivo que nunca!

El conejo comprendió que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar a todo el mundo y a todas las personas que lloraban, que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado.

Como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría, y así lo hizo.

Desde entonces, cuenta la leyenda que, el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordar al mundo que Jesús resucitó y hay que vivir alegres.

El juego de esconder los huevos de Pascua que ha ido dejando el conejo de Pascua en todas las casas es la diversión de los niños el Domingo de Pascua.




OTRO CUENTO DEL CONEJO DE PASCUAS

Había una vez un rey tenía un mago muy poderoso en la corte. El mago le regaló una gallina que ponía hermosos huevos de colores, ideales para regalar. Pero como el rey era muy ambicioso, le pidió si la gallina podía poner huevos de oro. Se hizo muy rico, y era envidiado por otros reyes, por lo que temía que le robaran su gallina. De esta forma, cuando tenía visitas, la gallina era escondida y sustituida por una común en la jaula.

Un día, mandó a traer de nuevo a la gallina en la jaula, pero tan solo vio un conejo blanco. Enojado, llevó el conejo al bosque y lo abandonó, y mandó llamar al mago. Cuándo le preguntó al mago qué había pasado con la gallina y por qué no la había puesto en la jaula, el mago contestó: “sí, la puse, solamente me olvidé de convertirla de nuevo de conejo a gallina”.

Nunca volvieron a encontrar el conejo blanco, pero a partir de ese momento, los niños encontraron huevos de colores escondidos por el reino. Y de vez en cuando, alguno con suerte encuentra uno de oro.

 FUENTES
https://www.significados.com
https://es.wikipedia.org

sábado, 8 de abril de 2017

EL 8 DE ABRIL DE 1910 NACÍA LOBSANG RAMPA



Tuesday Lobsang Rampa, o Martes Lobsang Rampa, es el seudónimo literario de Cyril Henry Hoskin, nació el 8 de abril de 1910 en Plympton, Inglaterra y murió en Calgary, Canadá, el 25 de enero de 1981.
Fue un escritor autor de diecinueve libros sobre temas diversos como religión, ocultismo, el aura, la vida en el Tíbet o algunos fenómenos paranormales.

Sus libros fueron muy polémicos debido a lo que describió en ellos. En su tercer libro, por ejemplo, declaró haber sido la reencarnación de un lama tibetano fallecido. El nombre Tuesday (martes en inglés) está relacionado con la afirmación de que los tibetanos de clase alta son nombrados de acuerdo al día en que nacieron.
.
En 1948 cambió su nombre legal a Carl Kuon Suo.
Lobsang Rampa fue un autor muy polémico debido a lo que escribió y declaró en sus primeros tres libros, El tercer ojo (1956), El médico de Lhasa (1959), y El cordón de plata (1960), en los que cuenta su presunta autobiografía, comenzando por su infancia; narra cómo fue educado para ser un monje-médico en el Monasterio de Chakpori, alcanzando el título de Lama y posteriormente de Abad de su orden.
Los tres primeros libros, donde se cuentan sus aventuras, aparecieron en inglés. Tras el éxito de ventas se tradujeron al español, editándose en varios países como España o Argentina.
El manuscrito de El tercer ojo había sido rechazado por las principales editoriales británicas. Frederic Warburg se encontró con el 'doctor Carl Kuon Suo', aparentemente ligado al autor del libro, y quedó intrigado por su personalidad. Warburg envió el manuscrito del libro a cierto número de estudiosos, muchos de los cuales expresaron dudas acerca de su autenticidad. No obstante el libro fue publicado y pronto se convirtió en un éxito de ventas.
El explorador y tibetologista Heinrich Harrer contrató a un investigador privado de Liverpool para investigar a Rampa. Los hallazgos de la investigación de Burgess fueron publicados en el diario Daily Mail en 1958. 
El autor del libro era Cyril Henry Hoskin, que había nacido en Plympton, Devon en 1910 y era el hijo de un fontanero. Hoskin nunca había estado en el Tíbet y no hablaba tibetano. 
En 1948, había cambiado legalmente su nombre al de Carl Kuon Suo antes de adoptar el nombre de Lobsang Rampa.
Rampa fue rastreado por la prensa británica hasta Howth (Irlanda) y confrontado con el resultado de las pesquisas. No negó haber nacido como Cyril Hoskin, pero declaró que su cuerpo se hallaba ahora ocupado por el espíritu de Lobsang Rampa. Según el, se había caído de un abeto en su jardín en Thames Ditton, Surrey mientras intentaba fotografiar un búho. Mientras permanecía inconsciente había visto un monje budista en su túnica azafrán que caminaba hacia él. El monje le habló acerca de Rampa y de tomar posesión de su cuerpo y Hoskin aceptó, diciendo que estaba insatisfecho con su vida.
Lobsang Rampa continuó escribiendo hasta una docena de libros mezclando religión, clarividencia, fenómenos paranormales y ocultismo, aunque ninguno alcanzó el mismo éxito que El tercer ojo. En uno de los libros, Living with the Lama, declaró que le había sido dictado telepáticamente por su mascota, el gato siamés Fifi Greywhiskers.
Enfrentado a los repetidos ataques de la prensa británica, que le llamaba farsante y charlatán, Rampa se fue a vivir en primera instancia a Irlanda, luego a Montevideo (Uruguay), y finalmente a Canadá, a fines de los años 1960.
Él y su mujer San Ra'ab se convirtieron en ciudadanos canadienses en 1973.